¿Un mandato a medias?